Confecoop Valle | De la movilidad, el cooperativismo y sus estrategias
17466
post-template-default,single,single-post,postid-17466,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

De la movilidad, el cooperativismo y sus estrategias

De la movilidad, el cooperativismo y sus estrategias

Autor: 

Daniel Fernando Cortés G

Coordinador de Proyectos Especiales e Innovación Ethos Soluciones de Software

Ingeniero de Sistemas con cerca de 26 años de experiencia en el sector de software y TI en Colombia. Amplia experiencia en la Gerencia de Proyectos de Implantación de sistemas de Información ERP enfocados al Sector Financiero, Microfinanzas, Solidario y Educativo. Líder y gestor de innovación y resolución inventiva de problemas en Ethos y varias empresas. Participante activo de iniciativas colaborativas como FEDESOFT, Clúster de Software y TI de Bogotá, Karión SAS.

De la movilidad, el cooperativismo y sus estrategias

 

” La Movilidad No Trata De Tecnología”
Michael Disabato

En todos los medios de comunicación, generales o especializados, se habla de la importancia de la movilidad y la necesidad de que todas las organizaciones tengan una “estrategia” de movilidad tanto a nivel interno como para sus clientes. Pero, ¿Realmente a que se hace referencia con estrategia de movilidad? Y sobre todo, ¿Cómo se aplica a un sector tan complejo como el sector cooperativista en Colombia o en Latinoamérica?

Es claro que el concepto de movilidad viene revolucionando el mundo desde hace 15 o 20 años. La confluencia de tecnologías como los celulares, internet e ingeniería social han cambiado nuestras costumbres en todos los niveles. Ya tenemos la información al alcance de la mano (literalmente) y en este momento, más que necesitar más información, requerimos es poder filtrarla de una manera adecuada.

La movilidad está cambiando la forma en que compramos, nos educamos, hacemos transacciones financieras, nos divertimos, viajamos o pasamos el tiempo libre.  Hoy en día hay más dispositivos móviles que personas en el mundo. En Colombia, por ejemplo, hay casi 56 millones de líneas celulares, frente a una población de cerca de 49 millones de personas.

Las cifras de crecimiento de ventas de portátiles y PC es superada ampliamente por la venta de Smartphones.

Esta tendencia ha creado nuevos renglones de la economía, nuevos canales de comunicación, nuevos esquemas de entretenimiento y nuevas maneras de acercarse a los clientes, familia o amigos.

Esto nos muestra que es vital para cualquier tipo de organización construir una estrategia de movilidad, pero no pensada para lo que está ocurriendo ahora, sino diseñada para lo que pasara en 5 a 10 años. Este es el verdadero reto. Michael Disabato (Gartner Research Director) muy sabiamente dice: “la movilidad no es un problema de la tecnología. Tenemos la tecnología suficiente, solo debemos saber cómo usarla”. Este es el quid del asunto.

Por ejemplo, el sector financiero tradicional está enfrentando desafíos que no había visto en su historia. Las Fintech, los bancos 100% virtuales, los millennials, blockchain y la computación cognitiva están replanteando el negocio bancario.

Y de esta realidad no se escapa el sector cooperativo, que está viendo cómo su base social (asociados y beneficiarios) se ve atacada por el sector financiero quien ofrece productos que compiten directamente con las cooperativas y donde adicionalmente nuevas organizaciones financieras no tradicionales también quieren una tajada del negocio. Y en este contexto, no tener una estrategia de movilidad basada en tecnología es una grave falla estratégica.

¿Pero qué elementos deben tenerse en cuenta para construir esta estrategia de movilidad? No hay una regla tallada en piedra o infalible al respecto, ya que depende mucho de la organización y su cultura, pero si hay tres pilares básicos a tener en cuenta en el proceso de construcción de esta estrategia:

  1. Construir y fomentar un compromiso, un sentido de pertenencia de nuestros asociados hacia nuestra cooperativa. este engagment debe migrar a su núcleo familiar.
  2. La estrategia, más allá de un tema de moda, debe fomentar e incentivar la productividad de nuestros empleados y colaboradores.
  3. La estrategia debe enriquecer nuestro negocio y abrir la puerta a la innovación.

Esto suena muy fácil de hacer, pero ya en la práctica es bastante más complicado de poner en la práctica. El punto cero de esta estrategia es definir claramente como la movilidad puede ayudar a nuestro negocio y en la forma en que operamos.

Pero también hay que ser claros, una estrategia de movilidad va más allá de construir un app. Debe ser una consecuencia de un estudio de la entidad y se debe tratar con la misma importancia y exigencia que cualquier otro canal de atención.

Algunos consejos que se deben tener en cuenta son:

  1. La experiencia de usuario (UX) es vital.
  2. Debe continuamente estar ofreciendo información nueva e interesante para los usuarios. Si no es así los usuarios pierden interés.
  3. En nuestro negocio cooperativo es muy importante que nuestra estrategia de movilidad implique conectividad 100% en línea con los aplicativos Core de la entidad.
  4. Las tres S son vitales: Secure, scalable, supportable (Segura, escalable y soportable).
  5. Debe ser claro el rol de esta estrategia en el flujo de información de la entidad. Quien la controla, como la controla y cómo se administra es muy importante.

Nuestras organizaciones cooperativistas en Colombia y en Latinoamérica claramente aún se encuentran rezagadas en este sentido, pero aún estamos a tiempo de construir y lograr importantes resultados en este tema.

Este artículo obedece a la opinión del autor, Confecoop Valle no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen

Dejar un comentario: