Confecoop Valle | Economía social solidaria un tejido humano
17088
post-template-default,single,single-post,postid-17088,single-format-gallery,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Economía social solidaria un tejido humano

Economía social solidaria un tejido humano

Autor: 

Fabio Alfredo Navarro Pasquali

Filósofo de la  Universidad Nacional, Abogado de la  Universidad Libre de Colombia, Especialista en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica de la Universidad Libre, Magíster en Historia de la Pontificia Universidad Javeriana, Docente universitario. Ha elaborado escritos y artículos como: Descartes y la Historia del Escepticismo; Deuda Externa Latinoamericana y Un Nuevo Orden Económico internacional; Aproximación al sistema judicial 1823-1830. Continuidades y Rupturas;  Corte Suprema de Justicia en la República liberal. 1936. Una Corte de Oro, entre otros

Resumen

No debe escapar a nuestra lectura de la realidad histórica, que los principios de solidaridad y trabajo mancomunado son las raíces del quehacer cotidiano, raíces que permiten al ser humano tener la certeza de los tiempos presentes,  más allá de esa fragilidad que el recientemente fallecido filósofo polaco   Zigmunt Bauman señalara de los tiempos modernos.

 

Palabras clave.

Economía social  solidaridad, resiliencia, construcción de subjetividades, tejido comunitario.

Introducción.

Encontrar su destino o en palabras del filósofo, hallar el sentido de la existencia en términos de identidad, constituye la principal tarea del ser humano tanto a nivel personal como colectivo. Es la  posibilidad del arraigo, de saberse en el mundo con la seguridad de alcanzar sus sueños y hacerlos tangibles en el desarrollo de su vida individual, familiar y en general de la comunidad con la que aúna esfuerzos para hacer posible una vida digna.

 

Subjetividades y solidaridad.

¿Cómo hacer posible que la Solidaridad cooperativa sea un camino definido en términos de  resiliencia, entendida esta como la capacidad del ser humano para recuperarse de las difíciles circunstancias de la vida cotidiana  o al contrario, como hacer que la resiliencia sea el elemento básico de la solidaridad medida en términos de igualdad y dignidad?

Entender que el sector cooperativo como exponente fundamental de la Economía Social, es una comunidad que desde temprano hizo de la solidaridad el camino de llegada a los más disímiles sectores de la sociedad, entre ellos, preferencialmente  aquellas comunidades inmersas en las difíciles condiciones de vida de un pueblo en largo conflicto.

Resiliencia o la superación del abandono y la ancestral adversidad.

Para ello y quizá sin proponérselo avanzó estableciendo líneas de articulación y tejido social, que pronto fueron identificadas por la academia como procesos de resiliencia que podían ser asimilados  como  categorías de pensamiento  definida por Jazmín Sambrano en su libro Resiliencia. Transformación positiva de la realidad  como:

“capacidad que tienen las personas para reaccionar satisfactoriamente ante la adversidad…” (Sambrano. 2010. p 17)

Siguiendo en esta línea de pensamiento trazado por la autora citada, se puede afirmar que  sin excepción alguna, se han transitado caminos tortuosos en distintos momentos de la vida, pero aquí también se puede afirmar que en alguno de esos momentos alguien tendió su mano y se avanzó entonces por  caminos de  altas cumbres, no por ello fáciles pero si esperanzadoras porque desde allí se pudo ver el horizonte ahora por fin despejado.

Así entonces se encuentra que la premisa fundamental de lo que algunos tratadistas denominan  la responsabilidad social, es la solidaridad desde la cual se hace posible el surgimiento  de ese ser humano que hace de su entorno un lugar tejido de sueños que solo son posibles de alcanzar a través de la labor comunitaria.

Ser humano solidario una tarea presente – futura.

Se es humano en tanto se es solidario al interior de la comunidad. Se es ser social en tanto la solidaridad permite la construcción del presente en función del futuro, entendiendo por ello el legado que las  generaciones por llegar, recibirán como historia de sus antepasados.

Asumir la resiliencia y sus distintas etapas como proceso generador de espacios igualitarios articulados en el contexto del accionar cooperativo, es entender, sin duda, las condiciones difíciles de esa Colombia profunda anclada en la pobreza, pero que sabe y entiende de economía social solidaria como opción  válida y esperanzadora  para paliar las distintas instancias de la necesidad y porqué no del dolor y la indiferencia.

La responsabilidad social cooperativa tema que ocupa los espacios de reflexión de importantes pensadores en sus distintos nichos académicos, es el lugar por excelencia del quehacer cotidiano, tanto así que se puede  afirmar sin la menor duda, que constituye la esencia del ser  y quehacer social.

En otras palabras, el concepto de interacción social cooperativo se alza con la fuerza propia del ser social acumulada a favor de las distintas comunidades, pero también como ejercicio superior que lleva implícito el aporte originario como trabajo que pone en movimiento procesos de trasformación de la vida de quienes asumieron desde su individualidad el compromiso grupal cooperativo como mecanismo único para lograr el desarrollo dignificante de esas metas comunitarias.

Afirmaciones que nos permiten encontrar en lo profundo de nuestro ser y quehacer cooperativo, ese ejercicio resiliente que propende por la superación de las más difíciles circunstancias  para transformarlas en brillante proyecto de vida individual – comunitario.

Conclusión

No se trata, afirma la filósofa Martha Nussbaum,  de deambular el mundo cotidiano, sino de  vivir dignamente con salud e integridad corporal; sentido, imaginación y pensamiento; emociones para interactuar en función del amor y razón práctica para apreciar el bien como proyecto de vida; Afiliación o del estar en capacidad de vivir en comunidad y tener esa capacidad en función de autoestima socialmente construida; Relaciones de bienestar con el mundo natural; Recreación como capacidad de vida y estar en capacidad de entender y disponer de su entorno material y político. (Nussbaum. 2005. p. 31, 32,33).

Significativa propuesta la de esta filósofa que permite pensar en términos de  igualdad en función de justicia social distributiva frente al ejercicio cooperativo, tarea que se  debe afrontar con decisión para de esa forma cerrar las brechas al interior de los distintos sectores.

_______________________________

Bibliografía.

Nussbaum, Martha. Capacidades como titulaciones fundamentales. Sen y la justicia social. Universidad Externado de Colombia. Centro de Investigación en Filosofía y Derecho. 2005

Sambrano, Jazmín. Resiliencia. Transformación positiva de la adversidad. Editorial Alfa. Venezuela. 2010.

Este artículo obedece a la opinión del autor, Confecoop Valle no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen

Dejar un comentario: