Confecoop Valle | El Cooperativismo nos extiende sus brazos
17052
post-template-default,single,single-post,postid-17052,single-format-gallery,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

El Cooperativismo nos extiende sus brazos

El Cooperativismo nos extiende sus brazos

Autor(a): 

Isabella Figueroa Estrada

Representante Juvenil de Servivir, Integrante de la Red Juvenil de La Equidad Seguros y del Grupo Coomeva, Estudiante del Colegio Bilingüe Diana Oese

Muchos niños y jóvenes tal vez se preguntarán ¿qué es el cooperativismo?, pues quiero contarles que el cooperativismo es la doctrina que promueve la organización de las personas para satisfacer, de manera articulada, sus necesidades, ya sea de tipo económico, social o cultural, por medio de empresas de propiedad conjunta, es decir, las cooperativas.

Pero más allá de este concepto, es importante vivir el cooperativismo, ya que lo podemos entender mejor, pues así me pasó a mí. Gracias al ejemplo de mi familia, me interesé en el tema y fue de esta manera que mi pasión por el cooperativismo se hizo presente; y cómo no hacerlo parte de mi vida, tan solo basta con conocer lo que contempla su ideología, buscando siempre un desarrollo sostenible y aplicando en su accionar valores como la democracia, ayuda mutua, responsabilidad, igualdad, equidad y solidaridad; y siete principios orientados a la membresía abierta y voluntaria; control democrático de los miembros; participación económica de los asociados; autonomía e independencia; educación, formación e información; cooperación entre cooperativas, y compromiso con la comunidad, que constituyen las reglas básicas y el derrotero para el funcionamiento exitoso del modelo.

Lo anterior, lo he aprendido e interiorizado por medio de mi activa participación en diferentes espacios que tiene el sector solidario y que me han mostrado lo maravillosa que es la doctrina cooperativa. Es por ello, que cada día debemos fortalecerla, y es allí en donde nosotros, los jóvenes, debemos jugar un papel importante para, de la mano con los actuales dirigentes y líderes cooperativistas, consolidar el trabajo existente y también poner en marcha nuevas iniciativas que permitan que nuestro modelo sea el preferido por la gente.

Si nuestros abuelos, padres, tíos o hermanos, hacen parte de alguna cooperativa, preguntemos la forma en la cual podemos vincularnos y conocer de cerca todo lo que encierra el cooperativismo. Existen, en algunos casos, grupos o redes juveniles, concursos, encuentros, talleres, conferencias, celebraciones y hasta salidas recreativas que son convocadas por la cooperativa, ámbitos que aportarán, de manera significativa, a nuestra formación, crecimiento integral y transformación colectiva.

Igualmente, y para ser sustentables en el tiempo, considero que entre los mecanismos efectivos que por su parte las empresas cooperativas podrían analizar poner en marcha, es definir una política clara de participación de los jóvenes en sus diversas actividades, y en sus organismos de dirección y control. Todo esto, acompañado de un completo proceso de formación y capacitación pertinentes.

Nuestro modelo es encantador; su filosofía, su gente y sus obras son motivo de orgullo a nivel nacional e internacional, ya que el cooperativismo está latente en muchas comunidades, brindándoles progreso y bienestar, disminuyendo brechas e inequidad. Gozamos de un sector solidario que tiene los brazos abiertos para todos, los invito a refugiarnos en él y a seguir construyendo juntos un mundo mejor.

Este artículo obedece a la opinión del autor, Confecoop Valle no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen

Dejar un comentario: