Confecoop Valle | Tejiendo pueblo y otros sueños
17200
post-template-default,single,single-post,postid-17200,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Tejiendo pueblo y otros sueños

Tejiendo pueblo y otros sueños

Autor: 

Fabio Alfredo Navarro Pasquali

Filósofo de la  Universidad Nacional, Abogado de la  Universidad Libre de Colombia, Especialista en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica de la Universidad Libre, Magíster en Historia de la Pontificia Universidad Javeriana, Docente universitario. Ha elaborado escritos y artículos como: Descartes y la Historia del Escepticismo; Deuda Externa Latinoamericana y Un Nuevo Orden Económico internacional; Aproximación al sistema judicial 1823-1830. Continuidades y Rupturas;  Corte Suprema de Justicia en la República liberal. 1936. Una Corte de Oro, entre otros

Resumen
Como punto inicial de referencia debemos partir de entender que nos encontramos en un escenario llamado de economía social solidaria y asumirlo como una re – significación del tejido social en función de un ejercicio comunitario, que reconoce las falencias de origen, entendiendo por ello las distancias conceptual – individuales de una sociedad atomizada, aislada y quizá indolente, que se resiste a entenderse como comunidad capaz de adelantar sus transformaciones desarrollando proyectos a partir de sus propios saberes, en otras palabras, volver sobre el pasado para recuperar la memoria colectiva y hacerla viva en el presente.

Palabras clave
Arte, memoria y comunidad, identidades y subjetividades, igualdad diferenciada y solidaridad.

Introducción

Se trata entonces de recuperar lo que distintos autores denominan el conocimiento inmaterial de las comunidades, que a través de ese proceso se re – encuentran y pueden generar procesos identitarios sobre bases sólidas y desde esa perspectiva lograr procesos de diferenciación en medio de una sociedad con pretensiones hegemónicas y de homogenización tanto a nivel cultural, étnico pero principalmente económico.

Alfonso Torres Carrillo en el artículo Pasados Hegemónicos, memorias colectivas e historias subalternas describe lo que denomina “reconstruccióncolectiva de la historia” entendiendo ese esfuerzo teórico de forma amplia
1 Filósofo de la Universidad Nacional, Abogado de la Universidad Libre de Colombia, Especialista en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica de la Universidad Libre, Magíster en Historia de la Pontificia Universidad Javeriana, Docente de la Universidad Incca de Colombia. Ha elaborado escritos y artículos como: Descartes y la Historia del Escepticismo; Deuda Externa Latinoamericana y Un Nuevo Orden Económico internacional; Aproximación al sistema judicial 1823-1830. Continuidades y Rupturas; Corte Suprema de Justicia en la República liberal. Una Corte de Oro, entre otros.

como un cambio significativo en la designación de los verdaderos hacedores de la historia.

Comunidades, saberes y territorios

Es necesario acercarse al concepto de sociedad en su verdadera dimensión, esto es, pensar que el tejido social está conformado por individuos originarios de un territorio o llegados a través de procesos migratorios por distintas circunstancias de orden social o político, que los llevaron a instalarse en ocasiones provisionalmente, pero la mayor de las veces en forma definitiva acogiéndose a la comunidad originario, pero aportando saberes de su origen.
Territorio en el cual por legado familiar o por cualquiera de las circunstancias descritas, trazaron su destino sobre la base de saberes tradicionales que los relacionaron con el entorno por ellos habitado en términos de producción material de subsistencia, es decir, la comunidad en esas circunstancias desarrolla mecanismos de economía primaria, pero en términos de solidaridad recíproca en tanto se permita el sentido de la expresión profunda que motiva.

Necesario es aclarar que las comunidades deben actuar respetando sus saberes y tradiciones dejándolos por fuera de la mercantilización común, no se trata de vender la manifestación artística al mejor postor, sino de llevar al mundo la expresión profunda de su ser comunitario, siendo entendido tal acto como de solidaridad recíproca.

Igualdad y diferencia como ejercicio constitucional o de vida

Características propias de procesos de diferenciación comunitaria al interior de una sociedad heterogénea, fundada sobre principios constitucionales de igualdad a cuya base se encuentra el reconocimiento de las diferencias existentes entre las distintas configuraciones humanas que la conforman. Es dable entender que los procesos de diferenciación también deben ser entendidos como de integración, el hecho de caracterizarse desde la fuerza de las propias tradiciones no significa aislamiento, por el contrario deben estar dirigidos a generar mecanismos de re –conocimiento y conciencia en ambas direcciones, esto es lo que permite la integración no solo a nivel cultural sino en términos de proyección económica solidaria y recíproca, pues desde la diferencia es posible generar las condiciones de un entrecruzamiento de miradas y afectos que lleven a entender las condiciones de vida comunitaria y la necesidad de resolverlas. Ejemplo de lo anterior una comunidad azotada por la violencia se recompone alrededor de la figura matriarcal y en función del arte como expresión comunitaria.

“Esta reconstruccion de la memoria y con ella poco a poco del tejido social local, ponen de manifiesto la existencia de otras subjetividades que implican el protagonismo de las mujeres en la construcción de la cultura y la memoria histórica, ¿podemos hablar de una memoria de resistencia desde una perspectiva de genero?” (Jimenez Saavedra, 2018)

Una forma de concluir.

La posibilidad de despliegue en términos de autonomía individual y social – comunitario es una potencialidad que se da en mayor o menor grado, dependiendo de las condiciones mismas que se vivan al interior de cada sociedad, pero resultando altamente eficaces en términos de cambio e innovación.

(Capella J. , 2000.p. 71.) Esa apreciación resulta ser de vital importancia porque lleva a la reflexión sobre lo que significa el potencial de una comunidad en función de su cultura, raíces, formas de interpretar la realidad y todo ello estudiado y proyectado a establecer nexos de comunicación y reconocimiento con otras comunidades, a la vez que permite establecer lazos de economía social solidaria fundada en el respeto integral del pasado histórico de las comunidades puesto en el presente, pero entendiendo como premisa básica que ese instante fugaz que lo constituye es la configuración del futuro mismo en términos de derechos intergeneracionales, en otras palabras, el futuro es aquí y ahora pues del quehacer actual depende la existencia de las generaciones que ya existen, pero no han llegado.

Bibliografía.
Capella, J. (2000.p. 71.). Identidades. En H. Silveira Gorsky, Identidades
comunitarias y democracia (págs. 63 – 77). Madrid: Trotta.
Capella, J. (2000.p.). Las raíces culturales comunitarias. En H. Silveira
Gorski, Identidades comunitarias y democracia (págs. 63 -77). Madrid:
Trotta. S.A.
Jimenez Saavedra, G. M. (20 de Enero de 2018). Investigacion en curso.
Costurero de la memoria. Kilometros de vida y de memoria de Bogotá
y mujeres tejiendo sueños y sabores de paz de Mampujan. (F. A.
Navarro Pasquali, Entrevistador)

Este artículo obedece a la opinión del autor, Confecoop Valle no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen

Dejar un comentario: